¿Tolerancia o conformidad?

¿Tolerancia o Conformidad?

Recientemente tuve un encuentro con dos personas que admiro mucho por su altruismo y perseverancia, por su deseo de contribuir por mejorar el mundo en que vivimos, mantuvimos una tertulia por demás fluida y amena, hablábamos sobre la diferencia entre tolerancia y la conformidad, y lo que implica en la situación actual de nuestras organizaciones; compartíamos que estamos frente a una crisis social, humana, como nunca habíamos visto; que aunque siempre había existido diferencias en la forma de ver las cosas, ahora no se trata sólo de forma, sino de algo más profundo, ahora al parecer se trata del control total del poder, la cual se pone en evidencia con la práctica de las retaliaciones y del “quítate tú para poner a mi amigo”, en la división y no en la unión de los grupos humanos, en no escuchar siquiera a los miembros de la organización, en evadir las opiniones de los especialistas para  no tener que dar argumentos inteligentes que justifiquen sus acciones, en fin, hablamos de la actitud de quienes dirigen nuestras organizaciones, que alejándose de la institucionalidad son capaces de minimizarla.

De repente dentro de esa interesante disertación, uno de ellos me hizo dos preguntas: ¿Qué crees que es lo que está pasando?, ¿Qué harías si fueses tú el encargado de hacer algo?

Una gerencia eficiente escucha

Yo les contesté, la situación se deriva de una mala gerencia, de no establecer objetivos concretos que pasen por el consenso de todos, de gestionar el día a día,  basado sólo en la opinión de unos pocos. Una gerencia eficiente escucha, no hace callar a quien lo critica, a quien opina diferente a él, por el contrario, transforma esos juicios en oportunidades para mejorar su gestión, entre otras cosas, la situación pasa por la falta de tolerancia de quienes tienen la responsabilidad de conducir hacia el desarrollo.

Tolerancia es como lo dice la Fundación Convalores: http://www.convalores.com/documentos/506-tolerancia-como-valor- “la expresión más clara del respeto por los demás, y como tal es unos de los valores fundamentales de la convivencia”.  La tolerancia tiene que ver con el reconocimiento de los unos  y de los otros, con el derecho de ser aceptados en su individualidad y en su diferencia. El que ejerce tolerancia sabe que si alguien piensa distinto a él, no por ello es su rival o su enemigo, al contrario, es su gran colaborador, porque tiene la valentía de expresar su diferencia, lo cual contribuye a mejorar las decisiones o las ideas.

tolerancia-2

Cuando la tolerancia está presente en las acciones, la violencia, en cualquiera de sus expresiones, se aleja

Cuando hay tolerancia se hace visible el dialogo para coordinar y buscar puntos de encuentro. La tolerancia, implica conversación activa, ser tolerante no significa ser pasivo. Hay situaciones frente a los cuales nuestro deber,  lejos de quedarnos callados,  es reclamar con energía.  De allí que pienso que el problema se soluciona cuando entendamos que hay una gran diferencia entre ser tolerante y ser conformista: la tolerancia permite entender la opinión del otro, sin menoscabar la dignidad de uno o de otro, en cambio el conformismo contribuye a la desigualdad,  conociendo que es la actitud que puede asumir una persona cuando acepta fácilmente cualquier circunstancia, especialmente cuando sabe que le es adversa o injusta, o simplemente no ve posibilidades de cambio.

Si yo tuviera la oportunidad de poder cambiar esta crisis organizacional, lo primero que haría es una gran reunión con todo aquel que quiera asistir, grandes y pequeños,  mujeres y hombres,  para indagar cuáles son sus quejas y reclamos,  para escuchar sus críticas sobre la  forma de dirigir la organización y así percibir lo que piensa y cómo siente la mayoría, también les preguntaría, ¿Qué esperan ellos de quien dirige la institución, la organización?  y de esa manera establecer qué planes y estrategias estamos dispuestos a elaborar para ayudar al desarrollo. Yo creo que un líder definitivamente debe dejar de pretender que los sigan sólo conformistas para apoyar su gestión  con la falsa creencia de quien reclama es un intolerante e injusto.

 

Dejar un comentario