¿cómo plantearme metas que pueda cumplir?

 In Coaching-Gerencia, José Luis Halmoguera

¿Cómo plantearme metas que pueda cumplir?

“Aja a dormir”, así nos decía mi hija cunado con apenas 3 añitos escuchaba la canción de Yordano: “Por estas calles”; espontáneamente mi hija, apenas oía la melodía, se despedía de nosotros, se cepillaba y se iba para su cama, ¡ya estaba habituada a cumplir su rutina!.  Mi esposa y yo habíamos cumplido nuestras metas.

La producción venezolana, “Por estas calles”, tiene más de 26 años de haber sido transmitida, y su contenido está más vigente que nunca, no sólo para hacer referencias a las denuncias sociales de un país, sino como tema para hablar de crecimiento personal, profesional, de hecho, todavía es motivo de conferencias sobre la importancia de establecer metas; muestra a la gente la importancia de plantearse metas para vivir mejor.

Como vaya viniendo vamos viendo, actitud contraria a metas

El personaje Eudomar Santos, interpretado por el actor Franklin Virgüez, fue el artífice de esta enseñanza, al inmortalizar la frase “como vaya viniendo vamos viendo”, un axioma contradictorio al establecimiento de metas: señalaba el argumento de una persona que a pesar de tener sueños e ideales, vivía con la esperanza de recibir beneficios sin mayor esfuerzo, y que de manera acomodaticia y sin ambiciones personales, quería ser importante… sin hacer el mínimo esfuerzo por organizar su vida.

“Una persona que no fija metas o que las establece y no se compromete con ellas difícilmente puede cambiar y ser mejor”

Las metas orientan el futuro

Analicemos este episodio de “Alicia en el país de las maravillas”

…Y Alicia preguntó al gato: – ¿Cuál es el camino?

Y el gato respondió: – ¿Adónde vas?

-No lo sé- respondió Alicia.

– Entonces, nunca encontrarás el camino

“Cuando alguien sabe adónde va y no abandona el camino, el mundo entero se aparta para darle paso.”

¿Qué hacer para plantear metas?

En este espacio, no quiero dar recetas de cocina, como si fuera un proceso insoslayable, sólo pretendo dar algunos elementos que, desde el coaching, me gusta poner en práctica para la formulación de metas:

Primero, hazte una pregunta sobre lo que quieres hacer, por ejemplo:

“¿qué quieres lograr este año?”, piensa bien la respuesta durante unos minutos; luego hazte una segunda pregunta “¿qué crees que vas a lograr este año?”. Esta segunda respuesta, seguramente es la imagen real de lo que eres capaz de realizar.

Revisa tu estado de ánimo:

para estar en disposición de establecer una meta y que podamos creer y comprometernos con ella, es necesario estar en un estado de esperanza y paz, para ello, recuerda, si es necesario intervenir en tus emociones, si estás enojado, o con miedo, debes actuar, moverte para lograr emociones que te produzcan bienestar; escuchar música agradable, conversar con personas genere en ti pensamientos agradables… para estar en alegría, amor y así cambiar tu estado de ánimo.

La confianza en ti mismo es fundamental:

Si te encuentras en una situación de inseguridad sobre tus capacidades, realiza una lista de tareas en la que hayas logrado los objetivos, seguramente en esas actividades, encontrarás que actuaste con determinación y con confianza en ti mismo. Al repasar la lista de logros reforzarás tu pensamiento y tu creencia sobre ti mismo.

El conocimiento es vital:

Establecer ambientes de aprendizaje es fundamental, para cumplir las metas; siempre hay cosas que aprender en el desarrollo de un plan de acción, declararse aprendiz en el proceso, te ayudará a tener la mente abierta para reconducir, en caso que sea necesario, el camino hacia el objetivo: escribir sobre lo que estás haciendo para cumplir tu meta, te ayudará entender cada paso que das y aprender de ello.

Además de las acciones, que a manera personal debes revisar para el momento de establecer metas, hay 5 pasos que debes desarrollar para para ejecutar una meta eficientemente:

  1. Ser directo y específico:

Expresa lo que quieres tal como es, dando los detalles de cómo lo quieres, evita dejar cosas a la interpretación o a la variedad de resultados

  1. Desarrolla un Plan de Acción con disciplina:

Luego de establecer la meta, y estés claro dónde quieres llegar, establece el proceso, el camino para llegar hasta el objetivo, y ejecútelo con disciplina, es decir, con organización, limpieza y puntualidad

  1. Se optimista:

Ten en mente “que lo puedes lograr”, prepárate, aprende lo que tengas que aprender, si te equivocas, inicia nuevamente aprendiendo del error.

     4. Enfócate en la meta

Procura que tu energía esté orientada hacia los procesos, no distraigas tu atención en otras cosas que te desvíen del objetivo. Concéntrate en el plan de acción. Tus movimientos deben estar en función al proceso para alcanzar la meta

     5. Comprométete:

Realiza seguimiento, cada acción que desarrolles ten la certeza de que va en función de la consecución de la meta

Hazte consiente de que cada acción que realices esté en estricta coherencia con los objetivos planteados.

Conclusión:

Así como una empresa debe tener claro su propósito y establece metas para progresar, para retarse a sí misma y a todos sus participantes, de la misma manera   lo debemos hacer los seres humanos, para ser mejores cada día.

A pesar de que en el día a día haya situaciones que requieren de nosotros una acción improvisada, como decía Eudomar Santos con su frase “Como vaya viniendo vamos viendo”, si tenemos un objetivo claro, al sobrepasar esa situación circunstancial nuestra mente inmediatamente volverá al proceso que nos llevará a lograr nuestra meta.

Con organización, disciplina y limpieza

Mi esposa y yo cumplimos nuestra meta de crear hábitos de limpieza y descanso con nuestra hija, porque religiosamente cumplíamos el horario y la rutina que nos establecimos: fuimos disciplinados, organizados y limpios con la directriz que al principio le dábamos a nuestra hija, sin dejarnos convencer por sus solicitudes de “un poquito más”… respetamos el plan de acción. ¡Bueno!, no cabe dudas que la canción nos ayudó.

Recommended Posts

Leave a Comment