Decisiones, ¿Que sucede si no las tomamos?

 In Coaching-Gerencia, José Luis Halmoguera

El centauro que no tomaba decisiones

Existió un centauro gallardo y hermoso, sobresaliente dentro de su especie, que en un momento de su vida se enfrentó a la disyuntiva de la toma de decisiones: ante su condición de ser mitad hombre y mitad caballo, le tocó decidir si comía una hamburguesa o una paca de heno, y así su pensamiento lo ocupaba tratando de elegir qué comer… pasaban los días y fue quedándose  hambriento y  debilitado.

Debido a la fatiga provocada por la falta de alimento,  sintió mucho sueño y le tocó definir si dormía en un hotel o en un establo para caballos, se tardó días en su consideración, sin poder lograr su elección y de esa manera se enfermó, por lo que tuvo que evaluar la alternativa de visitar al veterinario o al médico… tampoco pudo concretar, por lo que falleció.

No tomar decisiones puede ser contagioso si no se da el ejemplo

Sus amigos más allegados se vieron en la necesidad de decidir que hacían con el cuerpo, sin le daban cristina sepultura en el cementerio del pueblo o lo enterraban a campo traviesa y tristemente el centauro se quedó marchito en la intemperie, pues no se pusieron de acuerdo donde sepultarlo.

“En la toma de decisiones: la peor decisión es no decidir”. Fabula adaptada de Jorge Bucay

¿Cuál es la definición de decisiones?

Según la definición, toma de decisiones: es el proceso de realizar una elección entre diversas alternativas, permite resolver los desafíos a los que una persona u organización se enfrentan diariamente.

Como todo proceso tomar decisiones conlleva la consideración de variables, las cuales deben ser analizadas, de forma holística y así escoger el mejor camino posible para solucionar un dilema, o situación y de la misma manera evitar conflictos reales y/o potenciales.

Las variables que se deben analizar:

Conocimiento del origen del problema:

Se debe atender la situación, separando los hechos o quiebres de los juicios personales de las personas involucradas. Un mismo problema puede ser visto de distintas maneras, según la persona involucrada; cada persona trae consigo una historia, una experiencia de vida, que ha formado su personalidad y sus gustos por lo que su manera de mirar será única y distinta a la de otras personas, aunque estén inmersos en la misma situación.

En caso que el motivo sobre el cual haya que tomar decisiones, sea de índole personal, se hace imprescindible llegar al fondo que lo originó, y escuchar detenidamente los argumentos de cada persona inmiscuida en el asunto.

Tiempos:

Conocer el tiempo que lleva el problema sin resolver y el tiempo que se tiene para resolverlo: una situación distinta a lo cotidiano o a lo esperado, puede convertirse en una situación sencilla de resolver, si existen pocas variables para evaluar. En cambio, esta situación puede convertirse en un problema mayor, donde se incrementan las variables a analizar, a consecuencia de haber dejado pasar el tiempo: se incluirán juicios de las personas involucradas, desgastes, rencores, otros problemas derivados que empeorarán la situación.

Dilatar una decisión es también una acción que nace de otra decisión; por ejemplo, no conversar con otra persona, por evitar una discusión, seguramente congelará el problema, pero no lo solucionará. Colocar un corcho para cerrar o agujero, momentáneamente la fuga de agua cesará, pero no arreglará la grieta. Tomarse un vaso de leche para aliviar la acidez, posiblemente calmará el ardor estomacal, pero al cabo de un rato el dolor se incrementará. Todos estos problemas seguirán si no se atiende el origen del mismo en el tiempo correspondiente.

Los protagonistas:

Es vital conocer a los involucrados en la situación a estudiar; saber sobres sus experiencias, sus competencias, la situación familiar para el momento de ocurrir el quiebre, si han cometido errores similares en pasado cercano, en fin, se hace imprescindible escuchar los argumentos de cada protagonista, acompañado de su historia para realizar una toma de decisiones lo más justa y acertada.

El ambiente como un todo:

esta es otra variable que se debe analizar al momento de la toma de decisiones: estudiar el lugar, la atmósfera, el clima, entre otros aspectos ambientales, puede dar con la solución.

Competencias de quien debe tomar decisiones:

Confianza en sí mismo:

Una persona segura de sí misma, tendrá, por lo general, claro sus gustos y necesidades y esto lo ayudará a elegir más rápido y fácilmente, mientras que un individuo que carezca de auto-confianza, se le dificultará considerar como válidas sus propias ideas, repercutiendo en el momento de seleccionar opciones.

Paciencia y serenidad:

la persona que toma decisiones debe pensar estratégicamente cuál será su jugada, así como en un juego de ajedrez: analizar que cada elección que tome, tendrá una consecuencia, para la cual, a su vez debe considerar una acción.

Creatividad:

se debe generar alternativas de solución, y para ello es recomendable, invitar a los compañeros de trabajo, a la familia, según sea el caso a estudiar, a crear ideas que le den solución al problema. La creatividad, además de ayudar en la búsqueda de alternativas de solución también facilita establecer los Criterios para selección de la mejor alternativa, pues no basta con el criterio propio de quien toma la decisión, también, se hace necesario contar con la opinión de quienes estarán a cargo de llevar a cabo la decisión, factor fundamental para evaluar las alternativas y sus consecuencias.

Implantación y evaluación de la decisión:

Una vez se haya concretado cual es la decisión tomada, se debe elegir quién o quienes la llevarán a cabo, los tiempos de ejecución, entre otros. El resultado no se debe dejar a la buena de Dios, se debe establecer un patrón de seguimiento para evaluar los resultados y si es necesario tomar correcciones, en el plan que se derivó de dichas decisiones.

Conclusión:

Si el centauro de esta fábula se hubiese sentado pacientemente a pensar que como consecuencia de su indecisión se moriría, seguramente hoy en vez de mi persona contar lo que le sucedió, fuese él quien contara su historia y diera las mejores recomendaciones para la toma de decisiones.

 

Recommended Posts

Leave a Comment