Naturaleza: influyente en el desarrollo de un líder

Naturaleza: influyente en el desarrollo de un líder

Ibamos cantando, felices porque era la primera vez que salíamos juntos la Patrulla Leones al contacto con la naturaleza (en el Movimiento Scouts a un equipo de trabajo de 8 jóvenes, se le adjudica el nombre de un animal que los caracteriza, en nuestro caso era: “leones”). Subíamos poco a poco la cuesta, observando la maravilla del bosque: sus flores, sus plantas, cada animalito que encontrábamos en el camino

Eescuchábamos cada sonido: el trinar de los azulejos, de los arrendajos que decidieron acompañarnos, así como cada caída de agua; respirábamos aire fresco y el olor a tierra y agua, nos despertaba el olfato; sentíamos la brisa acariciando nuestro rostro y las piedras en nuestros pies al caminar eran una verdadera manifestación de vida; Tuvimos la oportunidad de saborear las moras de la montaña con una sensación de placer inolvidable.

Maravillosa vivencia con la naturaleza

Fue maravillosa aquella excursión a Lagunazo, excelente sitio para acampar ubicado a 2.225 mts. sobre el nivel del mar, que se encuentra en mi amado Cerro El Ávila, o como le decían los indígenas Caribe: “Sierra Grande o Tierra de Dantas – Waraira Repano”. Una experiencia de vida en la naturaleza inolvidable, en la cual aprendí la importancia que ella tiene para desarrollar el liderazgo

La naturaleza me enseño que un líder no está sólo

Ese recorrido que realizamos mis amigos de entonces y yo, con apenas entre 11 y 13 años, descubrí el valor de la naturaleza para la formación de mi ser, de mi espiritualidad, de mi carácter, en fin, de mi capacidad para liderar; la naturaleza me enseñó que no estamos solos en el mundo; me desmostó lo importante que es estar preparado para cualquier acontecimiento y eso significa, tener los 5 sentidos abiertos atentos a cualquier situación, en otras palabras, a estar siempre presente-presente, para no perder los instantes de la vida.

La naturaleza nos invita a interactuar

También internalicé que todos somos útiles y que siempre hay alguien que sabe más que tú o que en ocasiones debes asumir el papel de instructor para enseñar a aquel que no tiene un determinado conocimiento; la naturaleza nos invita a interactuar con ella, además de impulsarnos a contar con quien nos acompaña, con nuestros compañeros o amigos para poder convivir con ella.

Un aprendizaje para toda la vida

Llovió a cantaros, durante toda la noche, impredeciblemente, pues día había sido soleado y brillante – la Naturaleza nos demostraba su diversidad y cada momento nos era una situación para el aprendizaje: antes de ir a dormir, nuestras extremidades estaban prácticamente congeladas, se nos había mojado la ropa que traíamos puesta; no obstante, nuestro Jefe de Tropa, es decir, aquel joven mayor que nosotros, nos dijo antes de subir a la montaña:

“jóvenes, no olviden forrar toda su ropa en bolsas plástica antes de meterla en la mochila, y así cuando llueva tengan ropa seca para cambiarse, igualmente lleven papel periódico y manténgalo seco”…

esa sola instrucción nos sirvió, más bien nos salvó de una gripe: pudimos dormir secos y sin la calamidad del frío que había bajado a más o menos 5 °C

Nos enseña a estar siempre preparados

Con el periódico forramos nuestros pies y también lo colocamos en el saco de dormir, esto permitió pasar la noche un poco más caliente y poder descansar. La naturaleza nos enseñó, que debemos estar preparados y no subestimar al que sabe, al que tiene más experiencia, y así también aprendí que un líder también sabe seguir instrucciones, cuando son lógicas y razonables.

Naturaleza: sabia y práctica

¡y definitivamente es una gran influyente en el liderazgo!: nos ofrece, desde el punto de vista educativo, el mejor escenario para escuchar nuestro espíritu y pensamiento, nos invita a reflexionar sobre nosotros mismos y sobre las acciones hacia los demás.

Disfrutar de la naturaleza y aprender de ella, va más allá de la simple contemplación: para aprovechar su majestuosidad en el desarrollo de nuestra capacidad como líderes es imprescindible el contacto personal, es decir, convivir con ella sin dañarla; es fundamental la observación, así como la reflexión constante sobre nuestro ser… si hacemos eso, ella nos enseñará a través de nuestra propia experiencia. La Naturaleza nos enseña que todo tiene una finalidad, que somos únicos e irrepetibles y al mismo tiempo interdependientes, nos dice: así como tú tienes necesidades los otros también la tienen; que cada acción que hacemos tiene su consecuencia… principios fundamentales para el desempeño de un buen líder.

En conclusión:

Todo líder debe tener, en mi opinión, contacto con la naturaleza para ampliar sus capacidades

Estudiar las maravillas de la naturaleza, no sólo fortalece nuestra salud corporal, también enriquece nuestra salud espiritual. Respirar el aire puro de la naturaleza, más allá de limpiar nuestra vía respiratoria, también nos ayuda a pensar con claridad, a visualizar la realidad tal como es, sin los juicios propios ni de los demás, nos hace concentrar en nosotros mismos y predecir nuestro comportamiento hacia los demás.

Aprendí y sigo aprendiendo de ella

A mí, la naturaleza me ayudó a fortalecer mi espíritu, mi carácter, mi manera de pensar y actuar, y sobre todo me enseñó que, para ser líder, no basta con tener buena voz, o buen porte, sino también sensibilidad, respeto, y responsabilidad, además de disposición de servicio y justicia

Recommended Posts

Dejar un comentario